<<< Anterior
Inicio
RevMed
Siguiente >>>

DIRECCIÓN MUNICIPAL DE SALUD CÁRDENAS.
La correlación de lo biológico y lo social como problema metodológico de las ciencias médicas.
The biological and social correlation as a methodological problem of medical science.

AUTORES
Dra. Julia Rodríguez Carracelas. (1)
Lic. Tatiana Rey Rodríguez. (2)
Dra. María Rosa Camejo Hernández. (3)
Dra. Vivian López Notario (3)

(1) Especialista de 2do Grado en Organización y Administración de Salud. Profesora Instructora de la FCMM.
(2) Defectóloga Maestrante en Psicología Educativa. Facultad de Psicología Univ. La Habana.
(3) Estomatólogo General

RESUMEN

En el presente trabajo exponemos un análisis cuya finalidad consistió en la correlación de lo biológico y lo social, que constituye un problema de las Ciencias Médicas y de todas las ciencias que estudian el origen, formación y desarrollo del hombre, siendo necesario su esclarecimiento, explicación y solución. El origen biológico acarreó un enfoque biológico en el estudio del hombre y no han desaparecido totalmente en el mundo de hoy, el desarrollo científico hizo evidente la necesidad de considerar el factor social surgiendo así las teorías que tuvieron en cuenta el medio en que el hombre vive y la interacción de éste con su medio. Surge una teoría más completa y abarcadora, la del desarrollo histórico – cultural, dada por L. S. Vigostsky, que integra lo biológico, lo ambiental y lo socio–cultural. Toda la actividad vital del hombre es un proceso constante de interacción biológica y social, de ahí que estén relacionados con los problemas fundamentales de la ciencias médicas y los problemas de la práctica médica. Se explican las leyes biológicas y sociales que actúan sobre el estado de salud. Ponemos ejemplos interesantes en relación con el tema para que los trabajadores de la salud puedan estudiar y manejar adecuadamente los factores socio–económico y biológico que influyen sobre el estado de salud. El desarrollo cultural y biológico no representan en la filogénesis humanas líneas libres e independientes, sino que conforman un espiral entrelazándose ambos. La cultura histórico social es portadora de normas, valores, costumbres, conocimientos y actividades que garantizan la transformación del medio ambiente en pos de mejores condiciones de vida y desarrollo intelectual humano.

DESCRIPTORES(DeCS):

DESARROLLO SOCIAL
CONDICIONES SOCIALES
FACTORES SOCIO-ECONÓMICOS

FILOSOFÍA MÉDICA

FACTORES CULTURALES

INTRODUCCIÓN

Lo biológico y lo social, constituye aún en nuestros días un problema no solo de las ciencias médicas, sino de todas las ciencias que estudian el origen, formación y desarrollo del hombre. Por su extraordinaria actualidad en el mundo de hoy, científicos de estos días y de diferentes latitudes se reunieron precisamente en nuestro país, recientemente en el mes de noviembre del año 2002, en el Palacio de Convenciones de Ciudad de La Habana, con el fin de debatir, exponer y llegar a un consenso interdisciplinario de todas las ciencias humanas sobre la mencionada problemática: explicar la correlación dinámica que se establece entre todas las condiciones que intervienen en el desarrollo humano; partiendo de una concepción lo más integral y completa posible (1). La medicina, como una de las ciencias más antiguas que se ha ocupado del hombre, no escapa de este problema, constituyéndose el mismo, en su problema metodológico central; por lo que exige de su esclarecimiento, explicación y ulterior perfeccionamiento de su solución dialéctico-materialista. Para esto, es necesario abordar con precisión, los hechos científicos que fundamentan la explicación de la correlación dinámica de las condiciones biológicas y las condiciones sociales en el desarrollo humano.
Consideramos importante para abordar el tema en cuestión, esbozarlo desde una pequeña perspectiva histórica. La idea del “desarrollo” proviene de la biología, después de que los trabajos de Charles Darwin atrajeran la atención del mundo científico hacia las leyes del desarrollo de todo lo vivo, leyes que explican el origen de las especies actuales de animales y vegetales; originando una marcha triunfal en muchas ramas del conocimiento, (2) entre ellas la medicina.
De esta forma, el origen “biológico” de la idea del desarrollo acarreó un enfoque biológico en el estudio del hombre; se intentó ver en la formación y desarrollo de éste, solamente, la manifestación de las leyes que actúan en el mundo animal, o sea, las leyes de la herencia; surgiendo así las concepciones biologicistas del desarrollo humano.
Estas teorías prevalecieron durante muchos años en la medicina y aunque el avance científico ha mostrado su incapacidad teórica, no han desaparecido totalmente en el mundo, hoy se presentan de una forma encubierta o enmascarada, como son las concepciones o teorías marginales, racistas y segregadoras del hombre, en países como los Estados Unidos de Norteamérica; las cuales tratan de explicar fenómenos de origen social, con un peso mayor en lo biológico. El desarrollo científico hizo cada vez más evidente la necesidad de considerar el factor social en la explicación del desarrollo humano, surgiendo así las teorías que, en una u otra medida, tuvieron en cuenta el medio en que el hombre vive y la interacción de éste con su medio especifico, dando lugar a diferentes explicaciones.
Las propias investigaciones realizadas, aún dentro de estas mismas concepciones, pusieron de manifiesto muchas de sus inconsistencias y en medio de esas luchas biologicistas y sociologistas surge una teoría más completa y abarcadora: la teoría del desarrollo histórico-cultural, dada por L.S.Vigotsky, en la que muestra la especificidad del desarrollo humano y se integran de forma peculiar lo biológico, lo ambiental y lo específicamente socio-cultural en el desarrollo del hombre (3). Vigotsky, identificado a plenitud con los postulados de la filosofía materialista-dialéctica, parte de ella para su explicación del desarrollo del hombre.
La concepción de la filosofía marxista de la unidad material del mundo, permite conocer en que estriba la unidad fundamental de lo biológico y lo social; precisamente en su materialidad, en que son realidad objetiva, independiente de la conciencia de los hombres, en que son formas de existencia de la materia y el mundo; por su materialidad, están en constante cambio y transformación. Corresponde a Federico Engels el mérito de la clasificación de las formas de movimiento de la materia: mecánica, física, química, biológica y social. (4)
Puede interpretarse a la física como la mecánica de las moléculas, a la química como la física de los átomos, a la biología como la química de las proteínas, pero no puede hablarse de la sociología como la biología del hombre, ya que el individuo no es un ser propiamente biológico, sino un ser biosocial.
De esta forma señalamos las palabras de C. Marx cuando expresó: “Si el hombre es social por su naturaleza, desarrolla su verdadera naturaleza en el seno de la sociedad y solamente allí, por lo cual podemos medir el poder de su naturaleza, no por el poder del individuo concreto, sino, por el poder de la sociedad.”(5)
Apoyándonos en la concepción histórico-cultural del desarrollo del hombre dada por Vigotsky y en los aportes de sus continuadores, expondremos, la correlación dinámica de todas las condiciones que intervienen en el desarrollo humano; para fundamentar la importancia de una concepción lo más completa e integradora sobre el origen, formación y desarrollo del hombre, en las ciencias médicas y humanas.

DISCUSIÓN

INTERRELACIÓN DE LO BIOLÓGICO Y LO SOCIAL.
Lev Semiónovich Vigotsky traduce las influencias de su contexto en aprehensión a lo dialéctico-materialista de Marx y Engels, la comprensión del método histórico del primero y las consideraciones del papel de la ciencia del segundo. Logra producir sobre ello un novedoso aparato teórico-metodológico de gran aplicabilidad. Nada queda exenta a ella: otorga un papel justo a lo biológico, lo social (al ver lo primero como la base natural sobre lo que se constituye lo psíquico a través de un proceso dialéctico de interrelación). Al tener lugar el desarrollo humano en un medio cultural, lo biológico resulta históricamente determinado, la historia y la cultura cuya influencia reconoce sin devaluar la percepción selectiva del sujeto.
El hombre por su esencia social posee rasgos fundamentales y particularidades específicas que lo diferencian radicalmente de otros seres vivos. Esto obliga a enfocar la salud de las personas no sólo desde posiciones biológicas, sino considerando las características sociales y culturales. Dos de las categorías fundamentales para interpretar los fenómenos concretos de las ciencias médicas y de la salud de la población son lo biológico y lo social. (6)
Toda la actividad vital del hombre es un constante proceso de interacción biológica y social. De ahí que las categorías de lo biológico y lo social estén relacionadas con los problemas metodológicos fundamentales de las ciencias médicas y con la interpretación de los problemas concretos de la práctica médica. Debemos considerar que ambos aspectos están presentes en todo problema relacionado con la salud del hombre y la sociedad, pues el hombre es el único ser vivo que convive en sociedad y que es portador de las relaciones sociales, su salud está condicionada por los fenómenos y factores sociales, más aún, si lo que valoramos es la salud de familias, de grupos de población y de la sociedad en su conjunto. C. Marx definió la esencia humana como el conjunto de relaciones sociales y escribió, que el portador de esa esencia era el individuo, destacando además, la condición natural, porque es portador de un conjunto de condiciones físicas y espirituales, lo que permite llegar a un punto básico en la comprensión de la interrelación de la biológico y lo social, la diferencia entre el hombre social y el hombre individuo y está vinculado a las categorías esencia social y naturaleza biosocial.
La sociedad es algo abstracto con respecto a los individuos y el individuo solo es tal por vivir en determinadas condiciones sociales, su fuerza se mide precisamente por la sociedad en que vive.
En la elaboración de las categorías filosóficas tiene un gran mérito Aristóteles. Desde el punto de vista de la marxista las categorías se forman en el proceso de desarrollo histórico del conocimiento

LEYES BIOLÓGICAS Y SOCIALES.
Las categorías de lo biológico y lo social están relacionadas con determinadas leyes que actúan conjuntamente sobre el estado de salud. Debemos hacer el enfoque histórico y lógico, de lo biológico y lo social con respecto al hombre y su salud.
Lo histórico expresa el proceso de origen y de formación de las relaciones entre lo biológico y social en el desarrollo del hombre.
Lo social surgió sobre la base de lo biológico y en los orígenes del hombre el desarrollo social estuvo condicionado por leyes biológicas como la necesidad de comer, defenderse, que lo llevaron a la posición bípeda, después agruparse, comunicarse y a trabajar, de manera que lo biológico fue transformándose en social.
Lo lógico expresa la relación que existe entre las leyes biológicas y sociales y su influencia al actuar correctamente sobre el hombre ya desarrollado y su estado de salud.
Debemos enfocar tres tipos de leyes fundamentales que actúan sobre las mismas en unidad dialéctica, al enfocar los problemas concretos de la actividad vital y del estado de salud del hombre y de la sociedad.
1. Leyes biológicas generales comunes a todos los seres vivos, podemos citar leyes de la reproducción, la herencia y el envejecimiento.
2. Leyes biológicas específicas, son las que están presentes y actúan solo sobre el ser humano, las leyes que rigen la psicología y algunos procesos biológicos, exclusivos del hombre.
3. Leyes socioeconómicas, rigen la vida social y el desarrollo de la sociedad, condicionan la manera de obtener los medios materiales y espirituales de la sociedad, para poder vivir y desarrollarse, una de estas leyes que tienen mayor importancia es la ley de la acción determinante del modo de producción sobre la estructura y desarrollo de la sociedad, por la influencia que ejerce sobre la actividad vital del hombre y su salud.
Lo anteriormente expresado se manifiesta con ejemplos evidentes y muy interesantes: En nuestro país, antes del triunfo de la revolución el promedio de vida era menos de 60 años (7) y en el año 2001 con el mejoramiento de las condiciones de vida, la expectativa se ha elevado a 74 años en los hombres y 76 en las mujeres, como promedio 75 años (8). Podemos señalar otro ejemplo con los enfermos de diabetes mellitus, la enfermedad es lo biológico, relación entre la glicemia y el ritmo de secreción de insulina, o sea, la disminución de dicha secreción, intervienen leyes biológicas tales como la herencia y otros de carácter bioquímico. La salud de la persona diabética se puede preservar o mejorar en dependencia que tenga acceso a una buena atención médica, alimentación adecuada que contenga cantidades bien controladas de carbohidratos, realizar ejercicios físicos y puedan adquirir los medicamentos necesarios, todo esto depende de las condiciones de vida, cultura sanitaria y trabajo del individuo que predominan las leyes sociales que son determinantes en el estado de salud de las personas, también varía el pronóstico de una declinación rápida y la muerte al de una persona normal.
Por su esencia el hombre es un ser social y por tanto en su vida y salud las leyes sociales también son determinantes. La comprensión correcta de la relación que existe entre lo biológico y lo social tiene gran importancia teórica y práctica en la profesión médica en el ejercicio de ésta y en la construcción de una nueva sociedad, teniendo otro ejemplo importante que podemos citar en el trabajo del médico de la familia en el consultorio y comunidad realizando acciones de promoción, prevención, recuperación y rehabilitación de la salud, representado por el bienestar de la población, accesibilidad, carácter gratuito y participación de las organizaciones de masas de la comunidad, pues al enfocar la relación dialéctica que existe entre las leyes y categorías biológicas y sociales, los trabajadores de la salud pueden estudiar y manejar adecuadamente los factores socio-económicos y biológicos que influyen sobre el estado de salud de las personas, la familia y la sociedad. “De la misma manera que la sociedad produce a la persona como tal, esta produce a la sociedad” (9). La actividad social determina otras cualidades de la persona: el saber razonar, sentir, valorar estéticamente la realidad, entre tantas.

EL HOMBRE LA NATURALEZA Y SU RELACIÓN CON LO BIOLÓGICO Y SOCIAL.
Es muy interesante la idea de Marx contenida en sus manuscritos económicos-filosóficos, cuando plantea que la universalidad del hombre se revela de un modo práctico. La naturaleza es un medio de vida y le aporta los medios con que el hombre vive, pues es su cuerpo inorgánico, con el que debe mantenerse en proceso constante para no morir.
Marx recalca la afirmación de que la vida física y espiritual del hombre se haya entroncada con la naturaleza. Una vez que el hombre comienza a vivir en sociedad, lo social subordina a lo biológico y se convierte en el elemento rector, comienza a surgir de la naturaleza, la naturaleza social y con el proceso histórico a medida que transcurre se produce un salto de la sociedad sin clase a las diferentes sociedades de clases.
Lo explicado hasta ahora justifica la importancia de la interpretación científica de la relación de lo biológico y lo social, problema metodológico central de las ciencias médicas.
En el socialismo se realizan los aportes en la medicina al largo proceso avizorado por Carlos Marx de surgimiento de la ciencia única del hombre en cooperación estrecha con las demás ciencias naturales, sociales, matemáticas y técnicas cuyo conductor es el materialismo dialéctico.
La salud como objeto no ha sido parte del dominio de las ciencias sociales, aunque el desarrollo social y científico la han incorporado progresivamente (10), pues el análisis del papel de los componentes biológicos en el proceso del desarrollo humano y la aclaración de los factores naturales en la vida social se hacen cada vez más necesarias para la conducción de los programas de desarrollo de la sociedad.
La sociedad actual ha sido transformada por el impetuoso desarrollo de la ciencia y la tecnología, esto ha modificado también el lugar y el papel del hombre en el mundo, como resultado de los avances de su propia actividad. El postulado marxista de que el hombre vive física y espiritualmente de la naturaleza se ha hecho evidente.
También los clásicos del marxismo-leninismo sometieron a crítica las tendencias biologisantes en la interpretación del hombre, para desarrollar una composición dialéctica de este en contraposición al campo de las ciencias sociales calificadas por Lenin como palabrería (11). Tesis que mantiene toda su actualidad porque los retos que enfrenta la medicina para el presente siglo auguran un inevitable proceso de síntesis de los conocimientos acerca del hombre, al campo de los procesos sociales y de otras ciencias que lo estudian. Por otro lado se debe evitar también toda sociologización e interpretación de la vida y salud humana, pues también sería nocivo para el nuevo paradigma del proceso salud-enfermedad que hoy se requiere, señala al respecto el Dr. Aldeguería (12). La medicina debe sintetizar las bondades del enfoque higiénico-social y epidemiológico desde las posiciones de la esencia social del hombre, su naturaleza, sociobiológica y la estructura biopsicosocial del individuo contribuyendo así a la conformación de la ciencia única del hombre como avizoró Marx.
Dentro de este contexto, debe ser planteado y resuelto el problema de lo biológico y lo social, para no caer en exposiciones divorciadas de las condiciones reales de existencia humana; para las ciencias biomédicas este problema resulta medular en el plano teórico y práctico, pues de su solución depende uno u otro enfoque del proceso salud enfermedad y su enfrentamiento concreto.
En la relación entre lo biológico y lo social, lo social no sustituye a lo biológico y el proceso salud-enfermedad tiene como uno de sus elementos esenciales la biología humana, aunque esta está socialmente determinada. “Ambos planos del desarrollo, el natural y el cultural coinciden y se regulan uno con el otro… como el desarrollo orgánico tiene lugar en un medio cultural, se convierte en un proceso biológico condicionado históricamente. Por otro lado el desarrollo cultural adquiere un carácter particular e incomparable, ya que se realiza simultáneamente y funcionalmente en la maduración orgánica”. (13)
“El desarrollo cultural y biológico no representan en la filogénesis humana líneas libres e independientes sino que conforman un espiral entrelazándose ambos en una hélice ascendente, de tal forma que se interrelacionan y determinan dialécticamente”.(14)
De manera que en la actividad del hombre los procesos biológicos, sociales y psicológicos se entrelazan e interactúan entre sí. Donde tradicionalmente se han destacado en primer plano lo biológico y lo social y en menos medida lo psicológico.
El ser humano, desde su nacimiento y durante un período prolongado de su infancia, es completamente indefenso. El recién nacido depende totalmente de quienes lo atienden, de sus padres que lo cuidan, alimentan y protegen. Marcando una extrema invalidez que contrasta con el resto de los neonatos de las especies de animales.
Lo biológico constituye condiciones necesarias para el desarrollo, pero constituyen eso precisamente condiciones, sin cerebro humano, no existe psiquismo humano. El hombre es un ser bio-psico-social y por lo tanto será absurdo ignorar sus particularidades biológicas, pero las mimas no constituyen determinantes, por sí solas, de lo que un sujeto pueda llegar a ser o no. Desde el punto de vista neurofisiológico el ser humano nace provisto tan solo de algunas respuestas innatas dirigidas a la función de protección y conservación de la vida, siendo estos los reflejos incondicionados. A partir de los reflejos incondicionados, durante los primeros meses de vida, comienzan a formarse los reflejos condicionados. Estos reflejos se adquieren durante la vida del individuo, mediante el aprendizaje y la interacción del hombre con su medio, social por excelencia.
La gran plasticidad y flexibilidad que caracterizan el S.N.C humano, su capacidad potencial, dada por su compleja estructuración y función, en interacción constante con los estímulos y los diversos cambios naturales y de condiciones de vida y educación, es que se materializan todas sus potencialidades, es decir, es capaz de transformarse y transformar su medio. Las condiciones biológicas constituyen los mecanismos que permiten que se forme y construya lo psíquico con el contenido que aporta lo sociocultural a través de la acción interpersonal, objetal y personal.
La cultura histórica social es portadora de normas, valores, costumbres, conocimientos y actividades que garantizan la transformación del medio ambiente en pos de mejores condiciones de vida y de desarrollo intelectual humano. Todo esto es transmitido por sus semejantes a todo individuo que nace en un medio social, en el marco de estructuras sociales como la escuela, la familia, así como otras instituciones formales o grupos informales.
La relación social con otro sujeto, media entre el sujeto en formación y la cultura humana, es el escenario por excelencia del proceso de conformación de lo psicológico en el hombre.
Son innumerables los fenómenos que desde la práctica pueden contribuir con su análisis y estudio científico a la elaboración de una explicación consecuente de la dinámica de las condiciones del desarrollo humano.
Bien es conocido el caso de las niñas lobas Kamala y Amala, sobrevivientes que apenas pudieron lograr el dominio del lenguaje en un medio socializado, luego de ocho años en condiciones animales de vida; pues ya habían transcurridos los períodos óptimos para el desarrollo de esta función psíquica (0-3años de edad). Otro ejemplo importante y relacionado con el anterior y fundamentalmente la especialidad de Estomatología, resulta el problema de los niños con presencia de frenillo sublingual corto, como una de las causas orgánicas más frecuentes en los trastornos del lenguaje desde edades tempranas. Donde es necesaria la pronta eliminación del mismo por el especialista, para una corrección adecuada, durante los períodos óptimos de instauración del lenguaje.
Múltiples son las fuentes prácticas de análisis científico que pudieran enriquecer la explicación que pretendemos y que tan necesaria resulta a la teoría y a la acción práctica; la existencia de una biología por excelencia flexible, con amplias posibilidades y capacidad de cambio, reestructuración y compensación, una biología que revela la enorme responsabilidad que descansa en nuestras manos.
La salud no es solo privativa del médico, siempre está relacionada con el ambiente de la población y del individuo, con su cultura y educación, con los comportamientos sociales y con el nivel de desarrollo social.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. OMINIS.Evento Mundial.Ciudad de La Habana:Palacio de Convenciones;2002.
  2. Venguer L, Venguer A. El hogar una escuela del pensamiento. Moscú: Edit. Progreso; 1988.
  3. López Hurtado J. Un nuevo concepto de educación infantil. Ciudad de La Habana: Pueblo y Educación; 2001.
  4. Engels F. Anti-Duhoing.Ciudad de La Habana:MINED; 1973.
  5. Marx C, Engels F. El hombre y la sociedad.Ciudad de La Habana.Pueblo y Educación; 1977 .
  6. Aldeguería Henrríquez J. La relación de lo biológico y lo social. Temas de Higiene Social. La Habana: Pueblo y Educación; 1982 .
  7. MINSAP. Informe Anual . La Habana: Ciencias Médicas;1983..
  8. MINSAP. Informe Anual.La Habana: Ciencias Médicas;2001.
  9. Marx C, Engels F. El hombre y la sociedad. Ciudad de La Habana: Pueblo y Educación; 1977 .
  10. Fabelo Corzo J R. Práctica, conocimiento y valoración.Ciudad de La Habana: Ciencias Sociales;.2000.
  11. Lenin V. Materialismo y Empirocriticismo. Buenos Aires, Argentina: Cartago; 1956.
  12. Aldeguería Henrríquez J. La medicina social y el próximo siglo, en problemas sociales de la ciencias. Cuidad de La Habana:MINSAP; 1994
  13. Vigotsky LS. Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. Ciudad de La Habana: Científica– Técnica; 1987.
  14. Acosta J. Estudio de la incidencia, regularidades y condiciones socio–ambientales de factores de riesgo en niños de poblaciones socioculturales significativas diferentes.( Tesis).Universidad de La Habana.Facultad Psicología;1988.

SUMMARY

Presently work exposes an analysis whose purpose consisted on the correlation of the biological one and the social thing that it constitutes a problem of the medical sciences and of all the sciences that study the origin, formation and the man's development, being necessary its clarification, explanation and solution. The origin biological transporting focuses biological in the man's study and they have not disappeared totally in today's world, the scientific development made evident the necessity to consider the social factor the theories that kept in mind the means in that the man lives arising this way and the interaction of this with his means. A more complete and more comprehensive theory arises, that of the historical development-cultural, given by L. S. Vigostsky that integrates the biological thing, the environmental thing and the partner-cultural. The man's vital activity is a constant process of biological and social interaction, with the result that they are related with the fundamental problems of the medical sciences and the problems of the medical practice. The biological and social laws are explained that act on the state of health. We can interesting examples in connection with the topic so that the workers of the health can study and to manage the factors partner appropriately-economic and biological that influence on the state of health. The cultural and biological development doesn't represent in the phylogenies human free and independent lines, but rather they conform a hairspring being intertwined both. The social historical culture is carrier of norms, securities, customs, knowledge and activities that guarantee the transformation of the environment after better conditions of life and human intellectual development.


<<< Anterior
Inicio
RevMed
Siguiente >>>
Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas
Matanzas. Cuba - 2003