<<< Anterior
Inicio
RevMed
Siguiente >>>

DIRECCIÓN PROVINCIAL DE SALUD. MATANZAS
Revista Médica Electrónica 2010; 32(6 Supl 1)


Aproximación biográfica a la vida y obra de Samuel Hahnemann

Biographic approach to Samuel Hahnemann's life and work

 

AUTORES

Dr. Johann Perdomo Delgado (1)
Dra. Evelyn Anie González Pla (2)
Dra. Eva María Castro Morillo (3)

1) Especialista de II Grado en Medicina Tradicional y Natural. Máster en Medicina Bioenergética y Natural. Profesor Asistente. Dirección Provincial de Salud. Matanzas.
2) Especialista de II Grado en Medicina Tradicional y Natural. Máster en Medicina Bioenergética y Natural. Profesora Auxiliar. Universidad de Ciencias Médicas de Matanzas.
3) Especialista de I Grado en Anestesiología y Reanimación. Máster en Medicina Bioenergética y Natural. Centro Provincial de Medicina Tradicional y Natural Dr. Mario E. Dihigo. Matanzas.


RESUMEN

El médico alemán Christian Frederick Samuel Hahnemann tiene el mérito de haber sido el fundador de la homeopatía como sistema médico. Su vida puede ser considerada un ejemplo para cualquier profesional de la salud, más allá de cualquier barrera geográfica o temporal. El presente artículo resumió algunos de los más relevantes pasajes de su fructífera vida, haciendo énfasis en sus aportes al campo del así llamado “Arte de curar”.

Palabras clave: Samuel Hahnemann, artículo histórico, biografía, historia de la medicina, homeopatía, Alemania

INTRODUCCIÓN

La homeopatía puede ser definida como un sistema terapéutico basado en el Principio de la similitud, el cual utiliza sustancias medicamentosas previamente experimentadas en la persona sana, las que se elaboran de forma diluida y dinamizada. Su introducción en el campo de las Ciencias Médicas es obra del médico alemán Samuel Hahnemann.
Con profundos antecedentes en la obra del filósofo griego Empédocles y el propio Hipócrates, quien ya reconocía el valor terapéutico del Principio de la similitud, enlazado este con Hahnemann a través de otros grandes como Paracelso, Crollius y Kircher durante la Edad Media. Todos ellos, a modo de predecesores, sostuvieron el Similia similibus curentur durante los así llamados siglos oscuros de la historia europea.
Estudiar la vida de Hahnemann, por muchos desconocida, significa conocer un ejemplo de consagración al servicio del alivio del sufrimiento humano.

DESARROLLO

El 10 de abril de 1755 nace Christian Frederick Samuel Hahnemann, en Meissen, pequeña ciudad sajona a orillas del río Elba. Sajonia había sido refugio de Martín Lutero, por lo que el protestantismo dominaba la región; a la vez que económicamente gran parte del florecimiento local dependía de la industria de la porcelana. Precisamente, en una de estas fábricas era pintor el padre de Hahnemann, y según cuenta la historia, fue viendo a su padre preparar los esmaltes que el pequeño hijo se aficionó por el estudio de la Química.
En 1777, el joven Hahnemann inicia sus estudios de Medicina en la Universidad de Leipzig. Como pobre, recurre a la enseñanza de idiomas y a la traducción para garantizar su libertad económica. Un poco decepcionado por la docencia excesivamente teórica que se impartía en Leipzig decide, en vez de defender su tesis final, viajar a Viena, atraído por la clínica que se impartía en el claustro de su universidad, la cual había sido recientemente renovada con la presencia del holandés Van Swieten, médico de la emperatriz María Teresa. Allí es aceptado como alumno por el doctor Quarin, y así puede el joven aspirante a médico seguir a los enfermos de su preceptor en el Hospital de la Misericordia y acompañar a este en sus visitas a domicilio. Posteriormente, retorna a Alemania para defender su tesis de doctor en la Universidad de Erlangen, donde se gradúa el 10 de agosto de 1779, con el trabajo “Aspectos etiológicos y terapéuticos de las enfermedades espasmódicas”.
En 1981, a la edad de 26 años, contrae matrimonio en Dessau con la joven burguesa de 17 años, Enriqueta Leopoldina, hijastra de Herr Hässler, junto a quien trabajaba en un laboratorio farmacéutico. A pesar de haber así fundado una familia, el espíritu moral de Hahnemann no le permitió hacer de su práctica médica un negocio para el lucro personal y su situación económica en los años subsiguientes no era precisamente favorable, de acuerdo a su posición de médico capaz.
El año 1790 es decisivo en la vida de Hahnemann. Siendo un verdadero políglota y decepcionado por la práctica médica convencional de la época, parte de su sustento y el de su familia dependía de su labor como traductor. Fue mientras traducía Clases de Materia Médica, del británico William Cullen, que decide someter a prueba el Principio de la similitud, al hacer ciertas observaciones con respecto a la Cinchona officinalis o china. Retomando este viejo principio hipocrático, Hahnemann decide comprobar si el efecto febrífugo de la china dependía de su capacidad de desarrollar en el organismo sano los mismos síntomas que por todos era conocido que trataba. Para este fin, consume por varios días cuatro dracmas de la corteza del árbol, a razón de dos dosis diarias, y nota como desarrolla una sintomatología que coincidía con la de las fiebres palúdicas.
Así, comienza a llevar a cabo experimentaciones de este tipo con otras sustancias; autointoxicándose él mismo y recurriendo a amigos y otros allegados como experimentadores. De este modo, antecediendo en el tiempo a Claude Bernard, Hahnemann desarrolla una labor experimental totalmente consecuente con el método científico al evaluar muchas de las sustancias más comúnmente utilizadas por la Medicina de aquellos tiempos, entre ellas la Belladonna, la Digitalis, el Sulphur, la Pulsatilla, el Mercurius, entre otras. Al principio, las experimentaciones las desarrollaba con las diferentes sustancias utilizando dosis convencionales, pero posteriormente comienza a realizar diluciones de las mismas y a someter dichas soluciones a agitaciones, repitiendo el proceso una y otra vez. La proporción de estas diluciones era de una parte de la sustancia o tintura original en cien partes de la solución. De esta forma, comienza a observar que lejos de disminuir el poder de la sustancia de obrar sobre el organismo, la nueva solución era capaz de desarrollar nuevos síntomas anteriormente no evidenciados.
Por seis años se dedica con tenacidad a esta experimentación, y en 1796 le envía al profesor Hufeland, director de la revista médica en lengua alemana más importante de la época, un ensayo de un centenar de páginas titulado Ensayo sobre un nuevo principio para descubrir las virtudes curativas de las sustancias medicinales. En el mismo, Hahnemann expone los elementos esenciales de su método, a la vez que reseña los resultados de sus primeras experimentaciones. Para muchos, este es el año que marca el nacimiento de la homeopatía, aunque verdaderamente los primeros trabajos comenzaron con la experimentación de la china.
Los años que siguen en la vida de Hahnemann están marcados por la reacción intolerante a sus planteamientos novedosos, y por una entrega total del genio a sus estudios e investigaciones. La persecución a que fue sujeto hizo que estuviera cambiando constantemente de residencia, viviendo en diferentes ciudades, entre ellas Hamburgo, Dessau y Torgau. En esta última, donde permanece por un período más prolongado, publica un texto sobre higiene titulado “El amigo de la salud”. Otras obras que publica por ese entonces son los resultados de veintiséis nuevas experimentaciones en 1805, y un ensayo titulado La Medicina de la experiencia, en 1806.
Luego, en 1810, se publica en Dresden la primera de las seis ediciones de su obra cumbre, donde expone y desarrolla sus concepciones y doctrina, conocida como El Organón de la Medicina. La obra en sí está desarrollada en parágrafos, a manera de aforismos, donde Hahnemann expone las bases teóricas de su nuevo método. A esta primera edición le siguieron otras posteriores, las cuales aparecieron en 1819 (2da ed. aum.), en 1824 (3ra ed. mejorada), en 1829 (4ta ed, aum. y mejorada), 1833 (5ta ed aum. y mejorada) y una última, la sexta edición, publicada por primera vez en 1923, en Leipzig, a poco menos de un siglo después de su muerte. El valor quizás más relevante de esta última edición radica en la introducción de una nueva escala de dinamización homeopática, la cincuentamilesimal.
A modo de ilustrar la grandeza del pensamiento hahnemanniano, la lectura del parágrafo uno del Organón muestra su concepción del deber del médico. Así es como da inicio a su magna obra: “La única y elevada misión del médico es la de restablecer la salud en los enfermos, que es lo que se llama curar”.
Entre tanto se iban sucediendo estas ediciones del Organón, Hahnemann no dejó de trabajar y continuó alternando la investigación con la práctica de su nuevo método. Hacia 1830, publica su Materia Médica Pura, donde recopila los resultados de la experimentación en sujetos sanos de noventa medicamentos. En ese mismo año muere su esposa, para quien la vida junto al científico de ideas renovadoras no había sido fácil. Luego, en 1835, se edita su tratado titulado Las enfermedades crónicas, su doctrina y tratamiento homeopático. Para ese entonces, Hahnemann no solo había perdido a su mujer, sino que de sus once hijos solo quedaban con vida Carlota y Luisa.
Es por ese tiempo que llega a su vida, ya entrada en años, la joven Melanie D'Hervilly, noble parisina de 30 años de edad quien, sin esperanza de recuperarse de la tuberculosis que le afectaba, es animada a visitar al Maestro. Tras haber logrado su recuperación bajo los cuidados del recomendado médico alemán en unas pocas semanas, la joven Melanie queda favorablemente impresionada por la sabiduría, la bondad, la religiosidad, y las cualidades todas que adornaban a quien le devolviera la salud. Se establecen así entre ellos profundos lazos sostenidos por una fuerte afinidad espiritual. Luego de contraer matrimonio, la pareja se traslada a París, donde llegan el 21 de junio de 1835, compartiendo el sueño de poder consolidar y propagar mejor la homeopatía.
Establecido en París, desarrolla una labor abrumadora. Su desempeño le garantizó una creciente clientela. En su obra In Search of the Latter Hahnemann, Rima Handley realiza una revisión de los archivos clínicos de Hahnemann de esta época. De su tan importante trabajo documental, la siguiente cita ilustra cómo debe haber sido el trabajo del aún incansable médico:

“Estos registros clínicos, nunca antes examinados, nos muestran un Hahnemann algo distinto al confiado maestro con quien nos hemos familiarizado desde las páginas de sus libros [...] Le podemos ver durante la experimentación privada [...] Lo vemos literalmente practicando la homeopatía, obligado a implementar numerosas estrategias diferentes de prescripción con sus pacientes parisinos, guiado no por dogmas sino por el espíritu de búsqueda que siempre dio forma a su aprendizaje. [...] Lo vemos realizando exitosas curaciones, por supuesto, pero también cometiendo errores, improvisando, atorándose y en momentos extraviado. Lo vemos intentando con diferentes formas de lidiar con las respuestas a sus remedios, prescribiendo medicamentos nuevos e inusuales, algunos pobremente experimentados, nosodes y aún sustancias no experimentadas, en su intento de arrancar a los pacientes de las garras de la enfermedad. Si el medicamento elegido no quitaba los síntomas, entonces buscaba otro. Leer sus registros es verlo como una persona plena y compartir el proceso de fundar la Homeopatía”.

Por ocho años Hahnemann se mantiene activo, trabajando por llevar la Homeopatía adelante, legalmente amparado con la venia de un decreto real emitido el 21 de agosto del mismo año de su llegada a la capital francesa. Finalmente, el 2 de julio de 1843, tras una rápida enfermedad, Hahnemann deja de existir. Acompañado por Melanie y su médico personal, se despide del mundo al que tanto ayudó un hombre que dedicó su vida al desarrollo de un mejor arte de curar. Sus restos mortales descansan en el cementerio parisino de Père Lachaise, donde fue erigido en 1900 un monumento en su memoria.

CONCLUSIONES

Hoy, después de doscientos años, la obra de Hahnemann mantiene vigencia y la homeopatía es practicada en el mundo cada vez con mayor reconocimiento.

Hahnemann Memorial en Scott Circle, Washington, DC.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Demarque D. L'homéopathie sans masque. París: Doin; 1979.
  2. Guajardo Bernal G. La Homeopatía y el método. Mexicali: Malabares; 2004.
  3. Guajardo Bernal G. La práctica clínica de Hahnemann en París. La Homeopatía de México. 1998:67(594):80-7.
  4. Hahnemann S. Organón de la Medicina. 6ta. ed. Nueva Delhi: B. Jain Publishers; 1997.
  5. Handley R. A Homeopathic Love Story. Berkeley: North Atlantic Books; 1990.
  6. Handley R. In Search of the Later Hahnemann. Beaconsfield: Beaconsfield Publishers; 1977.
  7. Hughes R. Principles and practice of Homoeopathy. Nueva Delhi: B. Jain Publishers; 1985.
  8. Jouanny J. Nociones fundamentales de terapéutica homeopática. Ste-Foy-lés-Lyon: Boiron; 1974.
  9. Mercier L. L'homéopathie: principes de base. París: Doin; 1985.
  10. Vannier L. Les origines et l'avenir de l'homéopathie. Paris: Doin; 1960.
  11. Verlag Herder KG. Forjadores de la Ciencia. Madrid: Rioduero; 1983.

SUMMARY

German physician Christian Frederick Samuel Hahnemann has the merit of have being the founder of Homeopathy as a medical system. His life may be considered an example for every health worker beyond any geographical or temporal barrier. The current article reviewed some of the most relevant passages of his fruitful life, making emphasis in his contributions to the field of the so called “Art of healing”.


Key words: Samuel Hahnemann, historical article, biography, history of medicine, homeopathy, Germany

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO

Perdomo Delgado J, González Pla EA, Castro Morillo EM. Aproximación biográfica a la vida y obra de Samuel Hahnemann. Rev Méd Electrón. [Seriada en línea] 2010;32(6 Supl 1). Disponible en URL:http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202010/vol6%202010/suplemento1vol62010/tema03.htm. [consulta: fecha de acceso]


<<< Anterior
Inicio
RevMed
Siguiente >>>
Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas
Matanzas. Cuba - 2010