<<< Anterior
Inicio
RevMed
Siguiente >>>

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS MÉDICAS MATANZAS. MATANZAS
Revista Médica Electrónica. 2011; 33(4)

 

Elementos a tener en cuenta para realizar un diseño de intervención educativa

Elements to take into account when designing an educative intervention

 

AUTORAS

Dra. Marena Jordán Padrón (1)
E-mail: marenaj.mtz@infomed.sld.cu
Dra. Liliam Pachón González (2)
Dra. María Elena Blanco Pereira (3)
Dra. Mercy Achiong Alemañy (4)

1) Especialista de II Grado en Anatomía Humana. Máster en Longevidad Satisfactoria. Profesora Auxiliar. Universidad de Ciencias Médicas de Matanzas. Matanzas.
2) Especialista de II Grado en Anatomía Humana. Máster en Ciencias de la Educación. Profesora Auxiliar. Universidad de Ciencias Médicas de Matanzas. Matanzas.
3) Especialista de II Grado en Embriología Médica. Máster en Atención Integral a la Mujer. Profesora Auxiliar. Universidad de Ciencias Médicas de Matanzas. Matanzas.
4) Especialista de II Grado en Fisiología. Máster en Enfermedades Infecciosas. Profesora Auxiliar. Universidad de Ciencias Médicas de Matanzas. Matanzas.


RESUMEN

En el presente trabajo se realizó una revisión de la bibliografía sobre el tema de diseño de una intervención educativa, destacando los elementos que a criterio de los autores, se deben manejar para el su realización, los principios a tener en cuenta en su planificación; así como las diferentes fases que se describen para su diseño y los distintos escenarios en que puede realizarse, brindando la oportunidad de desarrollar acciones educativas de amplio alcance, y de esta forma llegar a poblaciones dianas específicas. De igual manera, este proceso ofrece la oportunidad de intervenir sobre niños y adolescentes, etapa fundamental en la formación de estilos saludables de vida para lo cual se hace necesario identificar muy bien las necesidades sentidas del grupo objeto de estudio, para poder producir un cambio, una nueva cualidad.

Palabras clave: intervención educativa, educación en salud, conocimiento, educación médica.


SUMMARY

In the current work we carried out a bibliographic review on the theme of designing an educative intervention, highlighting the elements to manage for its design, the principles to take into account in its planning and also the different stages that are described for its design and the different settings in which it can be done, giving the opportunity of developing wide-ranging educative actions, and reaching that way specific focus population. In the same way, this process gives the opportunity of intervening on children and teenagers, fundamental stage in the formation of healthy life styles, for what it is necessary to identify clearly the necessities of the studied group, to induce a change, a new quality.

Key words: educational interventions, health education, knowledge, education medical.


INTRODUCCIÓN

En la época que estamos viviendo, con la aplicación de reformas del sistema educativo en general y la educación en salud en particular, existen algunas cuestiones que siguen siendo imprescindibles de definir, porque su planteamiento y los resultados correspondientes serían “piezas claves” para un buen diseño de una intervención educativa.

Haciendo un análisis en el ámbito educacional, muchos autores utilizan indistintamente el término de intervención educativa al referirse a acciones encaminadas a la búsqueda de soluciones de un determinado problema a resolver. Esto motivó expresar sus criterios sobre la definición de los elementos que se deben manejar a la hora de elaborar una intervención educativa.

DESARROLLO

La intervención educativa es entendida, en general, como el conjunto de actuaciones, de carácter motivacional, pedagógico, metodológico, de evaluación, que se desarrollan por parte de los agentes de intervención, bien sean institucionales o personales, para llevar a cabo un programa previamente diseñado, y cuyo objetivo es intentar que las personas o grupo con los que se interviene alcance, en cada caso, los objetivos propuestos en dicho programa. Cualquier intento de renovar la realidad educativa ha de partir de una reflexión, en profundidad, acerca del tipo de intervención que se propone (1).

La intervención es un proceder que se realiza para promover un cambio, generalmente de conducta en términos de conocimientos, actitudes o prácticas, que se constata evaluando los datos antes y después de la intervención, por lo que se hace necesario tener en cuenta la metodología a seguir.

Uno de los factores que asegura más el éxito de una intervención educativa es la planificación previa de la actuación docente. Aunque cuando se lleve a la práctica la intervención sea necesario realizar algunas modificaciones, e incluso improvisar para dar respuesta a las incidencias que se produzcan, disponer de un buen plan básico de actuación, llevar bien pensadas las actividades de aprendizaje que se van a proponer a los estudiantes y tener a punto los recursos educativos que se van a utilizar siempre facilitará las cosas (2).

Planificación en la intervención educativa

El término planificación hace referencia a la elaboración de un plan, de un proyecto o un programa de acción; está referido al proceso de organización y preparación que permite adoptar decisiones sobre la forma más conveniente de lograr una serie de objetivos propuestos. Se señala que existen principios de carácter general en la planificación de la intervención educativa, como son (3):

-Principio de racionalidad. El planificador ha de tener un conocimiento previo fundado en bases científicas de la realidad del ámbito y de las personas a las que irá destinada la intervención.

-Principio de continuidad. Todos los elementos que componen el programa de intervención educativa han de ser aplicados de forma continua y sistemática y deben estar interrelacionados.

-Principio de univocidad. La redacción del programa ha de hacerse de forma que todos los términos utilizados puedan ser entendidos en el mismo sentido.

-Principio de comprensividad semántica. Los términos utilizados en la redacción de un programa han de ser fácilmente comprensibles por todos.

-Principio de flexibilidad. La planificación debe ser flexible, permitiendo la introducción de modificaciones necesarias en cualquier momento del proceso.

-Principio de variedad. El equipo planificador deberá ser creativo y original en la elaboración.

-Principio de realismo. La elaboración del programa ha de partir de un análisis previo y sólidamente apoyado en la realidad del ámbito en el que se va a aplicar.

-Principio de participación. El equipo planificador ha de estar abierto a la participación de otras personas o entidades.

Para que la planificación sea eficaz, ha de tener distintos niveles y diferentes enfoques. En primer lugar, se ha de reflexionar sobre la filosofía del programa y planificar aspectos como los criterios generales de intervención, estrategias de acción y tipos de proceso.

En segundo lugar, ha de planificarse la forma de obtener los datos necesarios sobre el ámbito de intervención: composición demográfica del ámbito, estructura socioeconómica y actitudes de las personas implicadas.

En tercer lugar, es necesario planificar las metas u objetivos a conseguir, teniendo en cuenta que han de ser realistas y ajustados a las necesidades de las personas sobre las que se va a realizar la intervención. La fijación adecuada de objetivos es muy importante, ya que son los que lo definen, orientan y dan sentido a un programa de intervención.

En cuarto lugar, es necesario planificar los recursos disponibles: humanos, materiales, así como su localización espacial.

La planificación de un programa de intervención educativa debe considerar los siguientes elementos (4):

-Naturaleza del programa: qué se quiere hacer.

-Origen y fundamento: por qué se quiere hacer.

-Objetivos: para qué se quiere hacer.

-Metas: cuánto se quiere hacer.

-Localización física: dónde se quiere hacer.

-Metodología: cómo se quiere hacer.

-Recursos humanos: quiénes lo van a hacer.

-Recursos materiales: con qué se va a hacer.

-Recursos financieros: con qué se va a costear.

-Evaluación: cuáles van a ser los criterios de evaluación.

Un esquema de diseño y planificación de un programa de intervención educativa considera las siguientes fases (5):

Fase inicial

-Determinación y selección del caso.

-Determinación de necesidades.

-Obtención y selección de datos.

-Fijación de objetivos.

Fase de ejecución

-Punto de partida.

-Diseño del programa: objetivos, contenidos, medios, métodos.

-Aplicación del programa.

Fase de valoración

-Evaluación del programa.

-Conclusiones finales.

-Elaboración del informe.

La fase inicial trata de analizar de forma sistemática y rigurosa la realidad social o ámbito de intervención, con el fin de conocer esa realidad de la forma más completa posible. Es la fase diagnóstica de la planificación; en ella se estudia la naturaleza y características del ámbito en el que se va a realizar la intervención educativa; se intenta conocer las necesidades existentes. Lo más importante en este caso es hacer una buena investigación, que logre fotografiar lo más real posible la realidad que se tiene, para así poder lograr un ideal o lo que debe ser que permita saber el porqué del problema, por tanto debe tener un carácter de sistema.

Según Salas Perea “la determinación de las necesidades de aprendizaje permitirá a los directivos y educadores organizar los procesos educacionales, de forma tal que permita compatibilizar los intereses sociales e institucionales con los individuales, así como apreciar cambios en los niveles de salud, calidad y pertinencia del desempeño, el grado de satisfacción de los trabajadores, así como el grado de satisfacción de la población y la comunidad” (6).

Se obtienen los datos previos necesarios y se fijan los objetivos, los cuales deben expresarse de modo que se identifiquen los cambios que se desean, no solo lo que se quiere hacer (5). Por lo que los mismos deben ser simples, medibles, realistas y reflejar el tiempo para cumplirlo, en este caso deben ser objetivos educativos. Otro elemento metodológico importante para el diseño es la meta, es decir, aquello que se quiere conseguir al ejecutarla, y al igual que los objetivos debe expresarse de manera muy específica (7).

La fase de ejecución es la más importante. Con todos los datos disponibles y una vez fijados los objetivos, se trata de establecer un punto de partida, diseñar el programa propiamente dicho y ponerlo en práctica.

Un programa educativo es similar a un programa docente, el cual incorpora todos los elementos del proceso enseñanza aprendizaje centrado en el desarrollo humano (autoestima, trabajo en grupos, desarrollo de capacidades, planificación conjunta, responsabilidad compartida).

El diseño y elaboración del programa deberá comprender:

-Los objetivos ya fijados.

-Los medios y recursos disponibles para lograrlos como instalaciones, inmuebles, personal, presupuesto para su adquisición y mantenimiento, condiciones de uso de esos medios.

-Las estrategias de acción establecidas, en función de los elementos anteriores: actuaciones en clases, en talleres, número de sesiones, método de trabajo.

-Una temporalización de las actuaciones: calendario, horarios, número de actuaciones por grupo o taller.

La fase de valoración consiste en evaluar el programa y su aplicación, tanto sus componentes como los resultados de la aplicación del mismo, para llegar a unas conclusiones finales que deberán ser reflejadas en el correspondiente informe de evaluación.

Una ventaja de las intervenciones educativas es que estas se desarrollan en escenarios donde se han identificado las necesidades sentidas de grupos vulnerables. Pueden ser individuales o grupales. Las grupales suponen un programa educativo que responde a las necesidades del grupo objeto (8,9).

Distintos escenarios en que puede realizarse una intervención educativa

-Centros de salud

-Centros escolares

-Centros de trabajo

Estos escenarios brindan la oportunidad de desarrollar acciones educativas de amplio alcance y de esta forma llegar a poblaciones dianas específicas. En el caso de los centros escolares nos ofrece la oportunidad de intervenir sobre niños y adolescentes, etapa fundamental en la formación de estilos saludables de vida.

Temas de salud específicos a desarrollar a través de una intervención educativa

-Educación sexual, tabaquismo, alcoholismo, drogas.

-Lactancia materna, alimentación de ancianos, educación para el control de enfermedades trasmisibles.

-Protección e higiene del trabajo, alimentación, enfermedades profesionales.

Tipos de intervención en salud

-Promoción

-Prevención

-Curación

-Rehabilitación

La educación para la salud pretende conducir al individuo y la colectividad a un proceso de cambio de actitud y de conducta, para la aplicación de medios que les permitan la conservación y mejoramiento de su salud. Promover la salud significa educar, es decir, instaurar en la población comportamientos que hayan probado ser realmente efectivos para una salud óptima. Esto requiere promover cambios en los hábitos de vida que puedan favorecer, retrasar o aún eliminar los riesgos de enfermedad (9,10).

CONCLUSIONES

Se hace imprescindible, pues, tener en cuenta la metodología a seguir para la realización de una intervención educativa, en la cual los planificadores deben tener una buena preparación para poder actuar o tomar medidas en cualquier momento de la misma, y haber estudiado minuciosamente el grupo o personas a las que va destinada la intervención. Asimismo, haber identificado muy bien las necesidades sentidas del grupo objeto de estudio, para poder producir un cambio, una nueva cualidad.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Freire Andrade P. Intervención educativa: ¿Qué es, cómo y para qué se hace? [Internet]; 2009 [citado 10 Abr 2009]. Disponible en: http://www.upn011.edu.mx

2. Jordán Padrón M. Intervención educativa sobre osteoporosis en la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor con el uso de un sitio Web [tesis]. Matanzas: Universidad de Ciencias Médicas de Matanzas; 2009.

3. Salas P. La detección de necesidades de aprendizaje [CD ROOM]. La Habana: ENSAP; 2004.

4. Sanabria Ramos G. Diseño del programa Educativo. Escuela Nacional de la Salud Pública. La Habana: ENSAP; 2007.

5. Martín E. Investigación e intervención educativa (comentarios al artículo “Ayudando a ayudar: el reto de la investigación educativa”). Cultura y educación [Internet]. 2001 [citado 12 Ene 2011];13(3). Disponible en: http://www.ingentaconnect.com/

6. Alterio Ariola GH, Ruiz Bolívar C. Mediación metacognitiva, estrategias de enseñanza y procesos de pensamiento del docente de Medicina. Educ Med Super [Internet]. 2010[citado 12 Ene 2011];24(1):[aprox. 1 pantallas]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412010000100004&lng=es&nrm=iso&tlng=es

7. Ramírez Palacio C, Ramírez Nieto LA, Henao López GC. Qué es la intervención psicopedagógica: definición, principios y componentes. Agora USB. 2006;6(2):215-26.

8. Cires Reyes E, Vicedo Tomey AG, Prieto Marrero G, García Hernández M. La investigación pedagógica en el contexto de la carrera de Medicina. Educ Med Super [Internet]. 2011 [citado 12 Ene 2011]; 25(1):[aprox. 1 pantallas]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412011000100008&lng=es&nrm=iso&tlng=es

9. Vidal Ledo M, Fernández Sacasas JA. Investigación educativa. Educ Med Super [Internet]. 2009 [citado 12 Ene 2011];23(4):[aprox. 1 pantallas]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-1412009000400013&lng=es&nrm=iso&tlng=esble

10. Vidal Ledo M, Nolla Cao N. Necesidades de aprendizaje. Educ Med Super [Internet]. 2006 [citado 12 Ene 2011]; 20(3):[aprox. 1 pantallas]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412006000300012&lng=es&nrm=iso&tlng=es


CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO

Jordán Padrón M, Pachón González, L, Blanco Pereira ME, Achiong Alemañy M. Elementos a tener en cuenta para realizar un diseño de intervención educativa. Rev Méd Electrón [Internet]. 2011 Jun-Jul [citado: fecha de acceso];33(4). Disponible en: http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202011/vol4%202011/tema17.htm


<<< Anterior
Inicio
RevMed
Siguiente >>>
Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas
Matanzas. Cuba - 2011